lunes, 3 de marzo de 2008

Entrevista al genial humorista Tulio Loza


A 20 años de la muerte de Alberto Olmedo, considero que Tulio Loza es el Alberto Olmedo peruano, ¿Es así?

Así es hermano, y eramos muy amigos ahí en Argentina, cuando yo tuve que ir a filmar algunas peliculitas, cuando me hice mi autoexilio, porque aquí ya no me soportaban, porque tenía que hacer el humor político, Camotillo el Tinterillo, me tuvieron que botar, me dijeron si no se va solo, lo botamos, y me bote solo hermano, y estuve ahí en Argentina, la pasé lindo, te juro que sí, porque pude conocer al gordo Porcel, Moria Casán, a quién la quiero mucho porque con ella hice muchas películas, Alberto Olmedo, estuvo conmigo en el primer festival del humor en Colombia, fabuloso el negro, pucha madre, me decía cholo que puedo hacer, porque era un humorista de improvisaciones, de cochinear y fregar al camarografo, al que agarra la manguera, yo no soy de rutinas, de chistes, che mira dejate de fregar, yo le decía tirate dos chistes argentinos, y haz cumplido o cochinea aquí al director, haz tu humor.
Fue su primera incursión en un festival del humor latinoamericano, por México estaba Tin Tan, que era una institución también, por Argentina Olmedo, por Uruguay estaba el viejito Verdaguer, y por Perú este indígena, re chibolito que recién había hecho Camotillo el Tinterillo, yo me hice un Camotillo el Tinterillo contra los imperialismos que en esa época eran los yanquis y los rusos, y fue fabuloso hermano, no te puedes imaginar

¿Le hubiese gustado interpretar una película o una tira televisiva junto a Alberto Olmedo?

Por supuesto, yo envidiaba al gordo Porcel, porque el humor de ese negro, así le decíamos nosotros, el negro Olmedo, era hilarante, de improvisaciones, muy espontáneo, no había que fabricar chistes, el chiste estaba dentro de él, una maravilla.

Con respecto al humor peruano, ¿Qué importancia tienen las jergas para el humor?

Aquí si que es importante indudablemente, pero como ahora último, yo por ejemplo estoy viviendo de mis giras a EEUU, a Italia, ya tengo que hacer humor universal, ya sin muchas jergas, porque muchos cholos que se han ido a EEUU, se han acostumbrado a la jerga yanqui, y hablan el espanglish, se hacen los pelotudos, se hacen los que no entendieron, pero no saben que es el humor natural, el humor de uno, y de ellos, yo pienso que es fundamental la jerga

Otro cómico que me llama la atención en el Perú es Pablo Villanueva, más conocido como Melcochita, ¿Por ahí harían una buena dupla?

La espontaneidad tiene premio, el cómico no se hace en una Universidad, en una academia, el cómico nace, papadios le tiro un brochazo cuando nació y le ordenó hacer reír a la gente, y ellos nacen angeladitos y con el humor a flor de boca

Sería un honor que vuelva a la Argentina, ¿Tiene pensado volver a visitarnos?

Me encantaría, yo hablé varias veces con Simón, porque tengo ahí una película, que yo hice en pleno Chino Velasco y después ese señor Morales Bermúdez, que se llamo Alpa Calpa, que en quechua quiere decir la fuerza de la tierra, para mostrarle al mundo lo canallitas que eran nuestros gamonales, gamonal como sinónimo de hacendado malvado, perverso, depravado, que se divertían con la pobreza y la ignorancia no de nuestros cholos, sino indígenas y la hice y recibió el premio, el segundo premio del mundo en la Unión Soviética

¿
Material de Tulio Loza en DVD, podemos encontrar?

Nosotros tenemos ahí en Argentina a un director, porque nosotros en esa época desde el año 1974,75 y 76, teníamos que importar hasta el director porque no teníamos aca, yo tuve la suerte de encontrar un director extraordinario que se llamaba, que se llama porque vive aún, Bernardo Arias, él tiene, ahora último que yo me fui llamado por Argenper, tuve la suerte de comunicarme con él, y pasamos de las 14 latas que conformaban la película a un dvd, se puede distribuir entre nuestros cholos la película para que vean que habían cosas feas que tuve la osadía de llevarlas al cine

Te cuento un chistecito bonito, tú sabes que aquí los cajamarquinos son los blanconcitos, estaba un cajamarquino, un argentino y un africano en una clínica esperando que les entreguen sus criaturas, sale la enfermera y dice, me hice un entrevero, y entra el cajamarquino a reconocer a la criaturita, y agarra al negrito, al hijo del africano se supone, entonces el africano le dice ese debe ser mío, porque no agarra uno de los blanquitos, no me puede tocar el argentino

ENTREVISTA PUBLICADA EN EL PRESTIGIOSO PERIODICO "BITACORA PERUANA"