jueves, 18 de septiembre de 2008

Entrevista al historiador José Ignacio García Hamilton


El 28 de julio el General José de San Martín declaró la independencia del Perú. ¿Qué nos puede decir de esa fecha?

San Martín después de haber estado en Pisco, vuelve a embarcarse, se va hacia el norte de Lima, pasa por los castillos del Callao, llega hasta Huara.
Luego de Huara va a Huacho, y se va aproximando hacia Lima, hasta que los españoles, los realistas, abandonan la ciudad de Lima, ya había cambiado el Virrey, Pezuela por La Serna, había habido un golpe contra Pezuela y había tomado el poder José De la Serna, un Virrey provisorio hasta que fue confirmado por Madrid.
El Virrey La Serna, resuelve abandonar Lima y retirarse a la sierra, donde también estaba el General Canterac, entonces San Martín entra en Lima desde el norte, entra en la cuidad que para él tenía un gran valor simbólico, un gran valor espiritual, un gran valor como exponente de que estaba tomando el Perú, a pesar de que lo toma sin luchar y San Martín pregunta a las corporaciones es decir, al Cabildo, a las demás autoridades de Lima, inclusive religiosas y civiles, si quieren la independencia y obviamente ese era el deseo de San Martín, entonces el 28 de julio va a ser proclamada en la plaza central de Lima, la independencia en un acto muy significativo, que ha sido, inclusive, perpetuado en un famoso cuadro, donde se ve a San Martín en un balcón arengando y a la gente en la plaza.
Es una fecha muy importante porque se declara la independencia del Perú, y por otro lado, también se ve allí ese mito de la unidad latinoamericana, donde se pretende ponerlo a Bolívar, a San Martín, a los primeros llamados Libertadores, es un mito nada más que eso.
San Martín insta la independencia, así como Bolívar instó la declaración de Colombia como nación independiente, Venezuela como nación independiente, Ecuador como nación independiente, en definitiva Bolivia como nación independiente.

¿Qué significo para la vida de San Martín Rosita Campusano?

Fue una amante que tuvo San Martín, Rosita Capusano, San Martín estuvo muchos años afuera, prácticamente está 7 años sin ver a su mujer, su mujer muere sin que él la vea, y 4 años después de haberse separado de ella, conoce a Rosa Campusano en Lima.
Rosa Campusano venía de Guayaquil, hija de un comerciante de Guayaquil que había tenido una hija natural con una mulata guayaquileña, estaba viviendo en Lima, había colaborado con el bando patriota, llevando información, trayendo datos, proclamas; San Martín la conoce y la va a tener de amante, en ese momento San Martín vivía en el palacio virreinal en Lima, pero luego va a ir a una casa en Magdalena, donde el Virrey Pezuela había construido una residencia para él, esa residencia que todavía existe, que es un museo, va a ser la casa donde va a estar San Martín, y luego va a estar Bolívar.
San Martín vive ahí con Rosita Campusano, una zona muy linda, ahí van a ser muy felices, ellos a veces iban los domingos y los sábados a alguna reunión social, pero si no, se quedaban algunas veces ya que había corridas de toros en la misma Magdalena, en la misma residencia, fue una mujer importante en la vida de San Martín.
San Martín va a condecorar a 110 mujeres limeñas, entre las 110 mujeres que se han destacado en la lucha por la independencia, le va a dar esa condecoración a Rosa Campusano, y a una amiga de ella, Manuela Saenz, quien luego va a ser la amante de Bolívar, era también una ecuatoriana que estaba viviendo en Lima.

Usted escribió el libro “Don José”, que narra la vida del Gral. José de San Martín, y el libro “Simón” que cuenta la vida del Libertador Simón Bolívar.¿Qué nos puede decir del encuentro de 1822 en Guayaquil entre ambos Libertadores?

El encuentro de Guayaquil se produce porque San Martín estaba con dificultades políticas y militares; dificultades políticas porque a raíz de su pelea con Lord Cochrane, que era el jefe de la Armada chilena, a quien San Martín no le pagaba los fondos que se había comprometido a abonarle una vez que tomaron Lima, y además ese encuentro con Lord Cochrane le había traído problemas con Chile, y por otro lado con el Río de la Plata, San Martín había perdido totalmente su apoyo, cuando él desde Chile decide desacatar las instrucciones de los Directores Supremos de la Argentina, que eran primero Pueyrredón y después Rondeau, que los dos le dicen que vuelva con el Ejército al Litoral argentino, para impedir las invasiones de los jefes litorales sobre Buenos Aires, entonces San Martín, además estaba con problemas militares aparte de los políticos, porque San Martín tenía un Ejército de 8.000 hombres, en cambio los generales Canterac y La Serna, el Virrey La Serna, tenían en la sierra 15.000 hombres, es decir que San Martín, si bien tenía tomada Lima no podía desequilibrar la guerra de la independencia, entonces San Martín decide ir a Guayaquil para pedirle a Bolívar apoyo militar, Bolívar en ese momento estaba en el cenit, en el momento culminante de su carrera, había liberado Venezuela, había liberado a colombia, y su lugarteniente Sucre había vencido a los españoles en la Batalla de Pichincha, y habían tomado Guayaquil.
En Guayaquil, Bolívar que era un hombre muy hábil, muy sútil le dice a San Martín, le voy a devolver los 1.300 hombres que usted me prestó, y además le voy a dar 1.800 míos, con lo cuál le daba 3.100 hombres, como San Martín tenía 8.000, 8.000 más 3.000, 11.000, y los españoles tenían 15.000, de tal forma Bolívar complace aparentemente a San Martín, pero sabía que esa cantidad de soldados no le alcanzaba, entonces San Martín se da cuenta que su carrera ha terminado, cuando vuelve a Lima, se encuentra que los limeños han depuesto a su hombre de confianza, Bernardo de Monteagudo, eso era un tiro de elevación contra él, porque los limeños ya estaban en contra de San Martín, los monárquicos porque habían sido tratados muy mal, había depuesto a muchos monárquicos que no reconocían la independencia peruana, con pérdida de la mitad de sus bienes, muchos de ellos estaban casados con peruanas, tenían hijos peruanos, y no obstante ellos fueron depuestos, y los republicanos, se habían enterado que San Martín había enviado a Paroissien y a García del Río a Europa para buscar un príncipe europeo para establecer una monarquía en Perú, esto los republicanos lo consideraban una traición a sus ideales.
Cuando San Martín vuelve si el número de soldados, además que le han depuesto a su hombre de confianza, se dá cuenta que su carrera ha terminado, por eso, convoca a un Congreso General, presenta la renuncia y se va.

El Perú tiene la particularidad de ser un país tan sanmartiniano como bolivariano.¿ Por qué se le reconoce más la independencia a San Martín que a Bolívar?

El Perú es un país, que podríamos decir que tiene 2 Libertadores, así como hay países que tienen un sólo Libertador entre varios, por ejemplo Colombia, Venezuela, Ecuador y Bolivia reconocen como Libertador a Bolívar, en cambio, Perú podríamos decir que tiene 2 Libertadores, si se acepta este concepto, que yo no lo acepto, porque Libertador implica como que hay un padre y hay hijos que deben ser sumisos, Libertador implica la idea de que la libertad la puede dar un hombre, generalmente un militar, y así como la dá, la puede quitar, hay otro concepto de libertad, que a mi juicio es más atinado, más sensato, que es el siguiente: La libertad es algo que no se la debemos a un general, a alguien de afuera, a Napoleón como dicen en Francia, sino la libertad es algo que todos los días, cada individuo, cada ciudadano debe ejecutar, debe conquistar y debe defender, en la relación con el novio, en la relación con la esposa, en la relación con el jefe, en la relación con los demás transeúntes por la calle, todos nosotros debemos defender nuestra libertad.
Indudablemente en Perú como país latino, como en Argentina, existe el concepto de Libertador, que mucha gente lo comparte, no es mi caso, y en ese sentido, por acciones militares se considera que San Martín es el primero que toma Lima, y después es Bolívar el que vence con sus tropas en Junín, y luego un lugarteniente de él, el Mariscal Sucre, vence en Ayacucho que es prácticamente la batalla final por la independencia americana.
Cada peruano sabrá si le gusta más San Martín que Bolívar.



ENTREVISTA PUBLICADA EN EL PRESTIGIOSO PERIODICO "BITACORA PERUANA"