viernes, 22 de octubre de 2010

Polémica Casa del Bicentenario Argentino.






Bajo la órbita de la Secretaria de Cultura de la Nación que depende directamente de la Presidencia se encuentra la Casa del Bicentenario en la calle Riobamba entre Marcelo T. de Alvear y Paraguay en el barrio de Recoleta.
En la Casa del Bicentenario donde se realizan importantes charlas y seminarios, también tiene un museo con objetos, fotos y proyecciones de videos sobre parte de la vida política y social argentina, en especial sobre la importancia de la participación de la mujer en la vida política, económica, social e institucional del país. Allí por ejemplo se ve lo que significó la participación de la mujer en política gracias al voto femenino y a la figura epónima de Eva Perón, luego ampliada con la Ley de Cupo implementada en la década del 90, también se resalta la figura, para muchos olvidada, de Doña Encarnación Ezcurra esposa del Restaurador de las Leyes, el Brigadier Don Juan Manuel de Rosas, la lucha de las Madres de Mayo siempre recordadas y exaltadas por este gobierno, entre otras mujeres que protagonizaron estos 200 años de historia.
Pero hay una sección del museo, museo que consta de tres pisos, que realmente no se entiende su motivo o se puede comprender como una embestida más, lamentablemente, contra la Santa Iglesia Católica, religión mayoritaria del pueblo argentino. Hay una sección llamada “Cuerpo y Religión” (Ver foto 1) donde se exhiben obras del reconocido artista León Ferrari que es severamente cuestionado por los católicos ya que sus obras son muy polémicas y en cierto sentido ofenden los sentimientos de gran parte de la población y atacan a una institución señera de la vida de los pueblos como es la Iglesia Católica. Claramente, al lado de la escultura que exhibe un torso desnudo donde hay un ángel se lee textualmente el siguiente comentario: “La obra del artista León Ferrari es famosa por sus denuncias a la violencia represiva del discurso religioso. En sus series de torsos femeninos alude explícitamente a las prohibiciones que regulan la sexualidad de las mujeres” (Ver foto 2). Se puede preguntar ¿Qué es la violencia represiva del discurso religioso?, será acaso defender los valores cristianos y la verdadera fe de nuestro Señor Jesucristo.
Siguiendo observando la muestra fotográficas en esta sección denominada Cuerpo y Religión se puede observar leyendas y fotos sobre la Difunta Correa, y la aclaración:”Si bien la Difunta Correa no es reconocida por la Institución de la Iglesia Católica, es una de las santas populares que ha generado mayor devoción en nuestro país…”. Otra reflexión analizando la frase la cuál muestra contradicciones. Se aclara por un lado que la Iglesia no la reconoce pero, por otro lado, se afirma que es una de las santas populares del país. ¿Acaso la Iglesia no es la que santifica por medio del Papa cuando se comprueba fehacientemente milagros y luego de un tiempo de muerte de la persona? ¿O será que se puede ser santificado por la devoción del pueblo y se puede gozar de las mismas devociones sin ser santificado por el Santo Padre?.(Ver foto 3).
¿Quién diablos inventó el matrimonio indisoluble?, no creo que esto sea cosa de Dios. Frase de Mariquita Sánchez de Thompson exhibida en un muro de la Casa del Bicentenario. ¿En que contexto se resalta ésta frase?, ¿No hay frases más lindas y más profundas para resaltar?. Quizás se quiera cuestionar al matrimonio que jurídicamente y religiosamente es entre sexos opuestos que se complementan y dan origen a la familia. (Ver foto 4).
Ni Dios, ni patrón, ni marido. Frase del anarcofeminismo resaltada en la Casa del Bicentenario Argentino. (Ver foto 5).
Una lástima que en la Casa del Bicentenario que funciona y se mantiene con dinero público se observan estas frases, fotos y demás que atacan a la religiosidad y hacen quedar a la Iglesia como si fuese enemiga de la Patria y del pueblo. Siendo ella una institución muy importante desde el nacimiento mismo del país y de la argentinidad.