viernes, 20 de agosto de 2010

Peronismo por el Diputado Nacional (M.C) Juan José Minichillo.



¿Cómo fue su encuentro con el General Juan Domingo Perón?

En realidad ocurrió que yo estaba en las 62 Organizaciones en ese entonces la conducía el compañero Vandor y había que llevar una correspondencia a Madrid como se hacía permanentemente y me preguntaban si yo me animaba, "Pucha como no me voy a animar" y así fue que viajé a Madrid. Fue mi primer viaje realmente fuera del país para una gestión que jamás hubiera soñado. Yo tomo esto como anecdotario pero es importante, en aquel entonces, fui a vivir a una pensión donde no teníamos llave, cuando uno llegaba tarde había un sereno que recorría las cuadras de acuerdo a lo que uno tenía previsto, y uno tenía que aplaudir y llamar, "Sereno" y toda la gente que pasaba a su lado debía hacer exactamente lo mismo para llamar al sereno, me causó gracia ese sistema, y bueno esa noche recuerdo todo lo que le iba a decir al General Perón, además de entregarle la correspondencia, cuando llegó la hora de viajar a Puerta de Hierro tomé un taxi, por supuesto, voy y el hombre que tenía el General para recibir a las visitas era El Kadre, el compañero El Kadre me esperaba en la puerta entro y lo veo ahí nomás al General. Se imaginan ustedes la emoción. Yo que había estado el 17 de Octubre del 45 en la plaza por una picardía juvenil, estar junto al que había sido el convocante de esa maravillosa gesta, me sorprendió realmente, me abrazó, "Como le va Minichillo", como si yo fuera un conocido de muchos años, me hizo pasar fue al escritorio de él y no podía hilvanar palabras fue, realmente, una emoción que no me dejaba hablar, pero esto fue por 10 minutos. A los 10 minutos Perón con una capacidad extraordinaria más allá de todo lo que significó me puso inmediatamente en onda, es decir, me trató con una amabilidad, una amistad, como si yo me encontrará con él todos los días, ahí comenzó la charla, ya se hizo bien porque yo ya había perdido los nervios que tenía y estuvimos charlando largamente. Por su puesto el que hablaba más era Perón, no era yo. Yo fui más a escuchar y a llevar la correspondencia, realmente fue un día que no me puedo olvidar jamás porque, realmente, encontrarme con alguien que vi yo en un balcón en el 45, que iba a suponer yo de tener la dicha y la honra de estar junto con él. Me acuerdo que estaba Isabel, la hizo bajar, me saludó y realmente fue una charla de 2 horas. Le conté lo que yo hacía, yo en ese momento era empleado de comercio, tenía una agrupación que enfrentaba a Armando March que eran socialistas, anarquistas, estábamos enfrentados con el gremio y le conté lo que hacíamos, la agrupación que yo tenía, me escuchaba con suma atención y, por supuesto, me aconsejaba, cosas que realmente yo debería hacer, porque en ese momento yo era joven y mi experiencia era, simplemente, haber sido un militante gremial pero nunca había sido un dirigente ni nada por el estilo. Realmente fue maravilloso, fue la primera entrevista. Volví, volví a Buenos Aires, por supuesto, volví con correspondencia que él le mandaba a los compañeros Vandor, Delia Parodi, Andrés Framini y luego eso se hizo, realmente, continuo. Yo era él que llevaba y traía la correspondencia, así viajé como 7 o 8 veces, inclusive en una oportunidad el General me envía a Munich para hacer una gestión privada, eso me llenaba de orgullo. Viajé, hice la gestión que debía hacer y tuve con él una relación extraordinaria. Hasta que un día estábamos con esa gestión yo necesitaba estar en Madrid y me dijo que me quedara en Puerta de Hierro durante 3 días para charlar y tener conocimiento de lo que debía hacer. Yo tengo una película filmada donde almorzábamos juntos y, efectivamente, me quedé y te cuento esto para que sepan la picardía de Perón, en aquéllos momentos se hablaba de que Perón tenía cáncer de próstata, una mañana me viene a despertar muy temprano para ver si quería acompañarlo a caminar, te imaginas que para mí era una cosa increíble. En Puerta de Hierro para salir había una escalera, la bajó y había una pared que tenía 80 cm, 1 metro, y saltó esa pared en vez de pasar por la puerta. Empezábamos a caminar y yo me cansé y él estaba como fresco, caminaba tipo militar y así volvimos bárbaro. Yo me preguntaba ¿Por qué hizo esto Perón?, y ahí ya me di cuenta que había un mensaje en eso porque Perón en hechos, con gestos, te daba mensajes, lo importante que vos tuvieses la habilidad de interpretarlos. Cuando yo volví a la Argentina, que hice la reunión de agrupación, los medios me hicieron reportajes y hablaban de la salud de Perón y yo contaba esto, que es lo que Perón había querido decir: Andá a la Argentina y decí que me viste caminar y desplumemos esa versión que existe. Así fue, vine acá que hablaban de Perón enfermo y mira todo lo que hizo, una cosa extraordinaria, eran los mensajes de Perón, después tuve una relación positiva, viajé con mi señora, me hizo regalos para mi señora, recuerdo que una vez tenía que viajar a Munich y yo fui con un traje pero hacía frío y Perón me dice que hacía frío y le dije- me traje esto General-, "Espere, espere, le bajo un saquito y se lo pone", un bremer que tengo, lo tengo porque cuando se lo quise devolver cuando volví me dice, "¿Lo quiere?, te imaginas yo sé que ese bremer es de Perón, que me importa si los demás me creen o no, yo sé y lo tengo guardado ese es uno de los recuerdos más grandes y maravillosos, más allá de las fotos que tengo del General Perón.

¿Qué le impactó de él?

Su personalidad, era un tipo que vos lo veías y tenía un estilo campechano, yo te diría que rozaba con la humildad más allá de lo que significó en la Argentina, cuando yo estoy viéndolo , lo estoy viendo en el exilio y ,realmente, un hombre con que con una humildad te hace sentir su amigo. Ponía en las cartas "Querido amigo", que Perón te trate de esa manera es algo que para un militante como yo es maravilloso, por eso digo que era un hombre de una excelente personalidad y era ahí donde yo tenía consejos, porque yo le comentaba en mis viajes, "Me cuesta ganar el gremio", entonces me dice: Mire Minichillo, ¿Usted leyó a Maquiavello?, la verdad que no le digo, "Tiene que leerlo, Maquiavello dice – Al que no puedes, únetele". ¿Qué me quería decir con eso?, que yo tratase de unirme con quien en ese tiempo conducía el gremio, que no era peronista. Yo le explico, "Fíjese General me va a traer problemas porque no todos piensan como Usted", yo produzco el hecho aunque algunos compañeros no estaban de acuerdo y eso me permitió llegar al gremio, llegar en el orden nacional con compañeros del interior del país peronistas, auténticamente peronistas y así fuimos avanzando y llegó un momento que Perón en uno de mis viajes me dice: ¿Por qué no invita a March?, General yo he intentado no sé si va a venir y efectivamente le digo: Mire March el General quiere hablar con Usted, yo pensé que iba a reaccionar mal, al contrario, aceptó. Al poco tiempo estábamos viajando a Madrid con Armando March, vuelvo a repetirte, socialista, anarquista, parte de los socialistas que estuvieron en el poder sindical en el 55, suponía que era antiperonista. Viajamos, nos hospedamos en un hotel, lo llamo al General y le digo: General ya llegamos; Mañana a las 10 de la mañana los espero. Bueno efectivamente, le digo a March, mañana nos espera a las 10. A la mañana cuando llegamos a Puerta de Hierro, ¿Quién estaba en el portón?, el General Perón, ¿Qué hace el General Perón? , se acerca al coche, abre la puerta y dice: "Querido March, que alegría verlo", como si lo hubiera conocido de toda la vida, lo impresionó de tal manera. Entramos, empezaron a conversar, yo le había contado algunas cosas, March tenía un criadero de perros, eso se acordó el General y le dice: Mire usted debe ser una buena persona porque quiere a los perros, la gente que quiere a los perros son buenas personas, habló, hablamos horas y cuando salimos viajábamos con March a Alemania porque íbamos a un Congreso, entonces, el General me dice: "Cuando vuelvan avísenme y vienen a casa a charlar un rato para ver como les fue en el Congreso, además me dice ustedes toman mucho café; bueno ahora hay entrevistas y dice- Yo les voy a tener a los 2 un kilo de café descafeinado, que acá en la Argentina, en ese tiempo, no había. Viajamos, volvimos a la semana, lo fuimos a ver, nueva charla, y cuando nos íbamos ¿Qué hace el General?, saca un kilo de café, "Tome March, tome Minichillo". Date cuenta que este hombre (March) me dice cuando volvíamos en el avión: No puedo creer, ¡Qué tipo sensacional¡ . A partir de ese instante, no digo que se transformó en un ultra peronista pero no era el tipo que lo criticaba ni nada que ver, tenía una imagen de Perón como todos los gorilas de aquél entonces. "Que se haya acordado del café con todos los problemas que tiene", y bueno Perón era así.

Qué le puede decir a los jóvenes que no tuvimos la suerte de conocerlo. ¿Cómo debemos recordarlo al General?

Recordarlo como el hombre que hizo por 10 años la Argentina más feliz que hemos tenido, nadie lo igualó ni lo va a igualar, el General Perón cuando llegó al país después del 46, cuando asume, yo te diría que era un país esclavo, no había leyes sociales, no había absoluta libertad, los obreros en los cañaverales eran tenidos como esclavos, lo mismo en el sur, en la Patagonia, los jerarcas de aquél entonces dueños de los cañaverales le pagaban con bonos y con eso mismos bonos tenían que ir a comprar al almacén al por mayor que tenía el dueño de esos campos. Lo primero que hizo Perón fue reconocer lo que significaba el trabajador y le dio todo, todo lo que hoy tenemos y tienen los trabajadores es producto de las leyes del General Perón, instaló estas leyes no solamente como leyes simples sino que las aplicó en la Constitución de 1949, donde ahí tenías los derechos del trabajador, los derechos a la niñez, los derechos a la ancianidad. Realmente fue maravilloso, yo te digo que todo lo que logró el General Perón para los trabajadores, para los humildes, no habrá ni hay quien lo logre. Por eso es inigualable, es inigualable, y los jóvenes deben tener en cuenta eso que Perón le cambió la vida a los argentinos, no había villas, había viviendas dignas.

¿Qué le puede decir a la gente que dice que Perón era demagogo?

Demagogo es aquél que promete y no cumple, Perón cumplió no como hace hoy el gobierno o el otro gobierno que anuncian y después no se hace. Perón solía decir: Más vale realizar, que prometer, él realizaba las obras y si vos recorrés el país a tantos años del 46, a años del fallecimiento del General Perón, vos recorrerás las provincias y veras obras como monumentos históricos que creo Perón, Universidades, Facultades, los mejores hospitales en la Provincia de Buenos Aires hoy son los que creo Perón, recorré los barrios que creó Perón, andá a Saavedra, anda a Lugano y te vas a dar cuenta realmente que viviendas, no son casitas como ahora a 2 aguas, de cartón, eran viviendas con todas las comodidades. Vos recorrelo están, están levantadas no se han caído, te das cuenta. Entonces, vuelvo a repetirte, la demagogia son aquéllos que hablan, hablan, y no hacen nada. Perón anunciaba la obra y al poco tiempo veías que Perón cumple porque la obra estaba terminada. Esto no lo puede negar nadie, insisto recorré el país y vas a ver las obras que tenemos. Nosotros los trabajadores tenemos hoteles en Mar del Plata cuando era un lugar que era prohibido para el trabajador, gracias a Perón, los sindicatos que él creó pudieron comprar hoteles y, entonces, los trabajadores se mezclaban con toda la gente pudiente que habían tomado Mar del Plata como un balneario de privilegio, eso lo hizo Perón, esto no lo hizo nadie. Por eso Perón es recordado porque no es que las obras no existan, cuando yo te hablo de la Facultad ahí en Leandro Alem, andate a Palermo y ves las escalinatas y eso lo hizo Perón. Las escuelas que hizo Perón, las obras públicas que hizo Perón, Perón llego a ser un auto, un avión, estaban, están y existen, quiere decir que dio una fuerza a la Argentina en el campo industrial como en el campo agrícola ganadero porque sabía que por ahí era la situación extraordinaria. Entonces, te digo, cuando se habla de demagogia es cuando prometen y no cumplen Perón prometió y cumplió, y aquél que lo dude lo invito a recorrer varios lugares, vayan a la Provincia de Mendoza el hotel Uspallata lo compró los empleados de comercio, uno de los mejores hoteles de Mendoza, el hotel en Mar del Plata lo compró Comercio y hoy recorrés Mar del Plata y vas a ver hoteles increíbles que tienen los sindicatos.

¿Qué significó el 1 de Julio del 74, día del deceso del líder?


Eso fue realmente importante, dramático por las cosas que pasaron pero realmente fue algo emocionante.

¿Fue su paso a la inmortalidad?

Yo creo que Perón más allá de ese hecho iba a ser inmortal por todo lo que había hecho. A Perón no ha que recordarlo simplemente como aquél Coronel o aquél viejo General que se despidió de su pueble diciendo: Llevo en mis oídos la más maravillosa música que es para mí la palabra del pueblo argentino. Sus obras hicieron que pasará a la inmortalidad, esa es la realidad. En la vida pasan los hombres y no dejan nada, entonces la gente se olvida. Pero date cuenta vos hoy, han pasado años y, sin embargo, Perón en los peronistas está tan vigente como si estuviera vivo.