jueves, 8 de marzo de 2012

Entrevista al Dr. Antonio Caponnetto, director de la revista Cabildo.

¿Cómo es la actual situación política de Argentina?

La situación política de esta irreconocible y doliente Argentina, no puede ser peor.No es que gobiernen políticos que delinquen. Gobiernan delincuentes dedicados a la política. Personajes siniestros salidos de las gavillas erpianas y montoneras, de prostíbulos para sodomitas, de consorcios empresariales estafadores, del submundo del hampa o de la droga, de la burda actividad rufianesca. Pocas veces se vio rejunte más escandaloso de contrafiguras viciosas. Y a la cabeza de todas ellas, una mujeruca que es un conglomerado de los pecados capitales, más el agregado de un notorio y creciente desequilibrio emocional.

En consecuencia, y con tamaños protagonistas de esta triste hora política, no podemos sino padecer una tiranía. Esto es un gobierno ilegítimo por su ejercicio, que en vez de velar por el bien común sólo atina resguardar el poder acumulado para provecho de sus propios intereses partidarios.

Mucho se está hablando en el exterior de la situación de Argentina con Inglaterra a 30 años de la Guerra de Malvinas, ¿Cómo es tal situación?

Las Malvinas están ante un triple fuego. Por un lado el de la renovada piratería británica, cuya insolencia corre paralela a su impunidad. Por otro lado el de un manojo creciente de intelectuales cipayos -con nombres propios,como Luis Alberto Romero, Beatriz Sarlo,Carlos Escudé y otros- que se han volcado con verdadero frenesí apátrida a cuestionar los derechos sobreanos argentinos sobre nuestras islas, ofreciendo argumentos al invasor. Pero el peor fuego es el que procede de la misma tiranía kirchnerista. Si algo necesita y reclama Inglaterra es una sirvienta dócil, como Cristina Kirchner, que cumple exactamente todos los requisitos para tranquilizar al Imperio.

Una agente del Imperio que, treinta años después de la honrosísima Gesta de Abril, declame combatir por las Malvinas, con el Informe Rattenbach, con la mentalidad de los unitarios, con citas de John Lennon, con los militares del Cemida, con el ejemplo de un general repugnantemente liberal, con un hebreo errante de canciller, con jóvenes camporistas dispuestos a morir en acto de servicio a Onán, con obispos como Arancedo que la felicitan por “la sensatez y la moderación”.

Esto es, en efecto, lo que el usurpador necesita. Una desarraigada que confiese expresamente como un orgullo, no haber ido “a la plaza de su pueblo, en Río Gallegos, el 2 de mayo[sic], cuando sí fueron muchos habitantes de mi ciudad”. Que mientras el adversario despliega su potencia insolente, declare que “no nos atraen los juegos de las armas ni las guerras” (excepto los de los guerrilleros marxistas que ahora la secundan en el poder), que abomine de “los uniformes y de los trofeos de guerra”, que ordene retirar el cuadro del Capitán Giachino por represor, que mantenga ignominiosamente en cautiverio a muchos héroes de la epopeya del Atlántico Sur, y que permita los pingües negociados de la piratería financiera, actuando siempre impunemente a lo largo y a lo ancho de la geografía patria.

Una fregona de Buckingham. Eso precisa Londres. Eso es Elizabet Wilhelm.

¿Para usted quienes serían las personas más adecuadas para reemplazar al kirchnerismo en un futuro?

Dentro del sistema nadie.Absolutamente nadie. Entre los cuadros de la oposición y el Gobierno, entre la partidocracia toda y el poder, no hay ninguna diferencia de naturaleza. Hay diferencia de grados, de matices,de ritmos. Pero todos ellos pagan puntual tributo al pecado del liberalismo en política, a la perversión marxista en cultura y a la demencia progresista en materia de cosmovisión. La solución no consiste en cambiar de collar, sino en dejar de ser perro.

No es cuestión de reemplazar al kirchnerismo, sino de reemplazar al Modelo. A este modelo enfermo de país vasallo y contranatura, por una sociedad edificada en la Realeza de Nuestro Señor Jesucristo.

¿Qué nos puede decir de Cabildo que reaparece luego de unos meses de ausencia?

En rigor se trató de un forzado receso estival, para juntar las monedas y seguir saliendo. Cabildo vuelve a la calle con su doble lema: por la Nación contra el caos. Alguien tiene que decir la Verdad.

Cabildo vuelve con su propósito inabolible de cooperar, en la medida de sus fuerzas, a hacer posible el lema de San Pío X:Omnia instaurare in Christo.

ENTREVISTA PUBLICADA EN GENERACCION.

http://www.generaccion.com/noticia/145170/entrevista-al-dr-antonio-caponnetto-director-revista-cabildo