jueves, 3 de septiembre de 2009

"A 30 años de la muerte de Haya de la Torre":Jaime Carhuavilca.


¿Qué nos puede decir a 30 años de la muerte de Haya de la Torre, qué significo este gran líder latinoamericano o indoamericano como él gustaba llamarse?


Creo que la línea de Haya de la Torre ha dejado como herencia su doctrina y su ideología. Es una doctrina que está perfectamente ligada con el pueblo, con las necesidades fundamentales que es justamente en las zonas más empobrecidas del país. Es una doctrina y una ideología indoamericana en la cual somos la proyección de la izquierda democrática y que, de alguna manera, ha servido para que el compañero Alan García, el Presidente de la República, esté trabajando como lo está haciendo.

Haya de la Torre no solamente ha significado un ejemplo de vida, él ha dejado muchas obras no solo en el país sino fuera de él, ha estado en México donde entregó la bandera indoamericana a los universitarios, ha viajado a París, ha estado con César Vallejo, con notables y connotados líderes a nivel mundial.

Haya de la Torre significa, más bien, para los jóvenes una nueva esperanza de fortalecer la democracia no solamente en el país sino también en Latinoamérica, y que de alguna manera tiene que rectificar lo viejo que puede ser el garroteo que significa sacar un país subdesarrollado, empobrecido con miras al progreso y al desarrollo futuro.


¿Cómo recuerda más a Haya de la Torre como un líder político o como un luchador social?


Lo recuerdo como un luchador social, como un hombre que renunció a sus comodidades, como trujillano él tenía todas las comodidades, pero renunció justamente a la parte materialista de las comodidades y los lujos para entregarse a una necesidad de su pueblo, sumergirse dentro de sus entrañas y tratar justamente de estrechar la mano de un pueblo que realmente necesitaba personas que defiendan, obviamente, los ideales sociales del pueblo.

Luchador social por siempre porque se enfrentó a las dictaduras, sufrió destierros, persecución política pero, sin embargo, más allá de todas esas vicisitudes, él entrego en cuerpo y alma su doctrina a su pueblo.


¿Se debe volver a la Constitución del 79 o con la Constitución vigente del año 93 se puede encarrilar bien las cosas?


Definitivamente estamos hablando de que se debe restituir la Constitución del año 79 porque la del 93, justamente, es del tiempo de Fujimori. Se manipuló esa Constitución para los fines electoralistas que tuvo el Presidente Fujimori en ese momento y en este momento se encuentra en un proceso judicial pendiente que tiene contra el país.

La Constitución del 79 reivindicó una serie de derechos fundamentales, como reconocer los derechos de las mujeres como del varón, le daba la igualdad entre el hombre y la mujer, ese fue una de los pilares, creo yo, de esa Constitución. Era una Constitución que aparte y ha diferencia de otras Constituciones que retardaban un promedio de 20 años o hasta más, dentro del espacio- tiempo histórico se puso esa Constitución a una realidad en la cual se estaba viviendo.

Yo creo que la Constitución del 79 es una Constitución que plenamente garantiza los derechos humanos de todos los peruanos y que, de alguna manera, sirvió para fortalecer el sistema democrático en nuestro país.

La Constitución del 93 no nos garantiza nada, es más, ha debilitado, inclusive, el tema del sindicalismo, vemos que la fuerza laboral de los trabajadores ha ido en detrimento hasta en algunas empresas, industrias, no tenía la connotación y la fortaleza que tenía antes.

Se hace imprescindible el retorno a la Constitución del año 79 y fue una de las ofertas electorales del compañero Alan García y se que, de todas maneras, el compañero Alan García denodadamente va a poner sobre el tapete lograr el retorno a la Constitución del 79.


¿Cómo debemos recordarlo los jóvenes que no tuvimos la suerte de conocerlo en persona a Víctor Raúl, como debemos recordar lo que fue él no solo para el Perú sino para Latinoamérica?


A un hombre honesto, humilde, probo, muy inteligente, un hombre muy leído, un hombre que formó jóvenes líderes, él apostó mucho, justamente, a los jóvenes porque decía que los jóvenes son la vanguardia del partido, es la vanguardia moral para el partido y, de alguna forma, si no se preparan a los jóvenes el país estaría contra la vigencia de una situación política y orgánica como es la del partido aprista, y ,creo, como la de cualquier partido en general, demostró Haya de la Torre que los jóvenes tienen que tener todos los espacios habidos y por haber pero los espacios no se regalan, sino se luchan.

En la lucha nos damos cuenta de muchas cosas tan importantes, como es, simplemente, expresar todas las habilidades, las destrezas y las capacidades de los jóvenes porque esa generación de jóvenes a comparación de las anteriores, obviamente, eran jóvenes que no tenían lo que tienen ahora, en este caso, Internet, la cibernética, la informática, estamos en la era revolucionaria de la información en tiempo real, en ese tiempo, no.

Pero, sin embargo, ha consolidado, obviamente, el espíritu de conocimiento a través de los coloquios que daba en la casa del Pueblo en la Avenida Alfonso Ugarte, era un hombre que también escribió muchos libros, “30 años de aprismo”, “Espacio- Tiempo histórico”, “El antiimperialismo y el APRA”, dejó muchas cosas, es más, hasta esos libros se pueden buscar en Internet, la generación esa de “Joven prepárate para la acción y no para el placer”, cosas que son tan futuristicas que hasta ahora todavía siguen en vigencia.

El joven tiene que prepararse porque más adelante va asumir una responsabilidad de liderazgo en la continuidad de su preparación política o en todo contexto en general.

Para la juventud Haya de la Torre fue una fuente de inspiración, un punto de referencia muy importante porque con su ejemplo en vida dejó sus obras, dejó, obviamente, un peregrinaje como un hombre que nunca claudicó por su pueblo frente a la sensualidad del poder y del dinero.