miércoles, 30 de septiembre de 2009

Entrevista al Diputado Nacional (MC) José Rosselli.


¿Qué experiencia obtuvo de su paso como Diputado Nacional?


La experiencia fundamental es poder ayudar a los trabajadores. La fábrica donde estaba yo, por ejemplo, sufrió un proceso de desinversión muy grande en el 2002 más o menos y casi llega a la quiebra, junto a los trabajadores intentamos recuperarla para los trabajadores, nosotros queríamos convertirla en cooperativa y se metió el sindicato, el sindicato metalúrgico tenía la gerenciadora y un empresario de la gerenciadora se quedó con la empresa.

Desde ya pudimos ayudar con abogados, fue el “Barba” Gutiérrez, que en ese momento era Diputado Nacional, a apoyar la toma y a tratar de recuperar la empresa. Se logró que no entrara en quiebra y ahora funciona bien. Esa empresa misma fue la que no me volvió a tomar cuando terminé el mandato, a la cual le hice juicio y hace unos meses he logrado que me pague la indemnización, ese juicio lo hizo Recalde, el estudio del Diputado Recalde.

Mira la verdad que aprendí un montón, ayudó y se entendió que cualquier trabajador puede llegar a ser Diputado, eso es lo bueno.

El mensaje para la población de que cualquiera que participe puede llegar, que no hace falta ser doctor ni ingeniero como dicen algunos ni poder hablar bien inclusive sino tratar de entender el sentido social para quien uno legisla y cual es la relación, uno es un vehículo entre la sociedad civil y el Estado.


¿Se sentía marginado por sus colegas con estudios?


Yo creo que hay una cuestión como que los doctores, los abogados, es como que deslizan un saber de ellos de aquél que no es profesional no debería estar ahí, pero la experiencia muchas veces te lleva, la experiencia con los trabajadores, el viajar todos los días en colectivo, ir en subte, tener ese contacto directo con la gente te lleva a legislar muchas cuestiones que es la necesidad de la gente que está sufriendo.

Nosotros logramos legislar, por ejemplo, nosotros logramos derogar la Obediencia Debida y Punto Final que empujó Patricia Walsh, luego empujó Díaz Bancalari y logró salir, logró que ciertos militares hoy estén en cárcel, o sea, que no saber mucho pero saber las necesidades de la gente ayuda muchísimo para legislar.


¿Qué opina de Luis Zamora ya que usted ingresó en la lista de él?


Luis Zamora fue un fenómeno de la sociedad que engañó a la sociedad civil, porque terminó siendo una empresa familiar, una empresa, que nosotros con mucho esfuerzo, con mucha militancia logramos construir, Autodeterminación y Libertad (AyL) y él se apropió del partido y logró seguir poniendo candidatos a dedo y quedándose con el porcentaje de cada Diputado. A nosotros nos quitaba para la colaboración del partido casi un 20 o un 30% mensual que lo manejaban él y su señora pero la sociedad civil o la sociedad en su conjunto lo devolvió a su lugar, de hecho en estas elecciones pasadas no logró ni un solo Diputado, sacó menos del 3% y bueno la sociedad misma lo puso en el lugar donde siempre debió haber estado.


Usted como metalúrgico. ¿Qué opina del asesinato de José Ignacio Rucci?


Mire, como cualquier asesinato es lamentable, ojo que yo no compartía su visión burocrática de llevar adelante la CGT de ese momento, pero cualquier asesinato es condenable.


Recién hizo mención de que hay muchos militares presos por la violencia de la década del 70. ¿Qué opina de que gente que participó en el ERP y Montoneros estén libres?


Mire desde ya que en el mismo plano que los militares no están porque no fueron parte del Estado en ese momento, fueron agrupaciones que se despegaron de la sociedad civil y se convirtieron en elite y por lo tanto aquél que se despega de la sociedad comete algunos errores.


¿Sería bueno que se los juzgue a la gente que participó en las organizaciones armadas?


Yo creo que no, porque no es el Estado, no actuaron como Estado, yo creo que no debería…, ni siquiera como hay algunos que lo plantean que es de lesa humanidad.

Algunos lo plantean y lo plantean mal, porque ellos no ejercían el poder del Estado.


O sea. ¿Estos crímenes son perdonables para usted?


No, no, no, fueron equivocaciones. No se si perdonables.


¿Qué es de la vida de José Rosselli?


La vida de José Rosselli es trabajar todos los días como cualquier hijo de vecino, desde ya que nos encontramos de paso tomando el colectivo, como siempre, y la verdad que trabajando todos los días como cualquier hijo de vecino, como cualquiera.


¿Va a volver a postular en el 2011?


Yo creo que es muy difícil, es muy difícil volver a construir algo como a mí me gustaría, es muy difícil pero nunca está descartado nada porque uno es un hombre político y de hecho eso nunca se abandona.