viernes, 2 de octubre de 2009

Entrevista al Congresista Javier Valle Riestra.


Usted como Constitucionalista. ¿Qué nos puede decir de la Constitución del año 79, Constitución que firmara Víctor Raúl Haya de la Torre antes de morir?


Es una carta perfecta, es una carta vanguardista, es una carta ejemplar porque recoge una serie de instituciones modernas, que ya estaban siendo congraciadas paulatinamente por el Constitucionalismo europeo, por ejemplo tenemos el defensor del pueblo o ombudsman que es un contralor opinante en la administración pública para proteger al ciudadano contra sus excesos, introdujimos el Tribunal Constitucional, llamado Tribunal de Garantías Constitucionales, que es al estilo del tribunal español de 1931, que se encargara de definir que cosa era un contrafuero de la Ley, que cosa era un contrafuero de la Constitución para declarar inaplicable esa Ley, por otro lado, introdujimos un estatuto de derechos humanos internacionales del Pacto de San José y se construyó una buena protección de los derechos del hombre y de los partidos políticos que en el Perú han sido víctimas de las dictaduras militares y, por otro lado, mantuvimos el bicameralismo que para nosotros es fundamental que existan 2 Cámaras, la Cámara de Diputados que represente a los Departamentos y el Senado que represente a las Regiones.

Lo ideal sería que el Senado no sea una duplicidad, una repetición de la Cámara de Diputados, por lo tanto, la Cámara de Diputados podría ser disoluble convocando a elecciones inmediatamente o renovable por tercios y el Senado permanecería inalterable y tendría un sector funcionarizado, es decir, mientras un sector llega ahí directamente representando a las regiones, otro sector llega no en elecciones directas o indirectas, sino por las funciones que representan en la vida pública, serían los representantes de los sindicatos, representantes del capitalismo nacional, del capital extranjero, de las Fuerzas Armadas, entonces con ese carácter que existe actualmente en Irlanda podríamos haber tenido un gran sistema.

Desgraciadamente llegó la carta de 1993 que fue aprobada después del Golpe de Estado de Fujimori, en virtud de un referéndum dudoso, tan dudoso que no se atrevieron a señalar los 2 puntos de ventaja, 41 a 39 para su aprobación y tiene el estigma de ser una Constitución unicameral, que le quita cristalidad al debate, que hay que estar sentado todo el día en el escaño, cosa que no existen en los Parlamentos modernos, que uno va a los temas que les concierne o los temas que son inevitables, reforma constitucional, derechos humanos, etc, etc, es una farsa que desgraciadamente le hace mucho daño al Perú y se ha preferido un pragmatismo, un realismo político y continuamos indefinidamente porque el 2011, que ya está a la vuelta de la esquina, porque en un año y medio tendremos elecciones con ese sistema, eso es muy lamentable.

La carta del 79 no solo tenía las ventajas que he resumido sino que al mismo tiempo tenía la majestad histórica de la firma de Víctor Raúl Haya de la Torre, que es uno de los grandes líderes indoamericanos, en cambio, la carta actual lleva la firma de Fujimori, que es un hombre de tercera y aunque se ha retirado la firma es realmente una ficción porque si se ha retirado la firma, entonces, la carta está despromulgada y, si está despromulgada, porque no lleva firma del Jefe de Estado no existe, en fin, podríamos recurrir a una serie de sofismas y falacias al respecto.

Un sector democrático del aprismo y del Perú quiere restaurar la carta del 79 que en este momento no es viable.


¿Cómo analiza este segundo gobierno del Dr. Alan García Pérez?


Alan García es un gran líder del partido, un hombre que siempre tendrá el mérito histórico e indiscutible de haber llevado al aprismo al poder 2 veces, en el año 85 y hace 3 años.

La situación económica es tolerable, aceptable pero yo diría que se ha perdido el rasgo histórico del partido que es un partido de izquierda, democrático, vanguardista, eso no está en el lenguaje de Palacio de Gobierno, no está en la conducta de Palacio de Gobierno, hay vinculaciones con muchos personajes derechistas, que no son personajes tachables ni censurables pero no responden a las viejas tradiciones del partido del pueblo.

La propia estructura del Consejo de Ministros tiene una minoría aprista y una mayoría de tendencia conservadora, quizás sea la manera de gobernar, yo soy un militante, un vizantino, un intelectualoide, que hace amparos, habeas corpus y ejerce la profesión y quizás estoy al margen de la realidad con mis 78 años de edad, pero es un gran mérito histórico de Alan pero también, diría yo, es una desviación hacía la derecha.


¿Cómo analiza la posibilidad que quedó trunca de que los millones de peruanos en el exterior elijan sus representantes al Congreso de la República?


No está liquidado el tema, lo único que sucede es que no se puede hacer que todos, como era el proyecto, elijan un representante porque el que está en Buenos Aires no piensa lo mismo del que está en Sydney, Australia o el que está en Madrid no piensa lo mismo del que está en Escandinavia. Debería haber una representación de ultramar, digamos, minoritaria que se eligiera por Europa, por Asia y por América pero eso todavía ha quedado stand by, statu quo.


¿Pero se puede contemplar en un futuro de que los millones de peruanos en el exterior tengan sus Congresistas?


Si, si, si, lógicamente, pese a que hay un sector que se ha marchado afuera y si quieren votar, que vengan y que voten en la circunscripción a la que pertenecían pero es una posición ahistórica e irreal, porque por ejemplo, en España, donde viví muchos años, los que viven en el extranjero votan masivamente y así existen en una serie de estados, así que yo ceo que se podrá apuntalar eso para que las elecciones tengan algo de frescura y de aliento exterior, se permitirá, se dimensionará y se permitirá esa posibilidad.


¿Cómo toma la imitación que hacen hacia su persona en “El especial del humor”?


Muy bueno, muy buena. Son sobresalientes, Carlos Álvarez es un hombre muy inteligente, no solo copia gestos y voces, es un hombre que interpreta el personaje porque él es un político, seguramente en su juventud fue un aprista, en su primera juventud, porque sigue siendo joven es un cuarentón y yo lo veo con profunda simpatía porque lo hace brillantemente