domingo, 18 de octubre de 2009

Seineldín por Antonio Montenegro.


¿Qué nos puede decir de Seineldín recientemente fallecido?

Era un gran amigo, un gran patriota, un hombre de profundas convicciones y practicante de la escuela.
Nosotros nos conocimos en el año 75, creo que él todavía era Capitán, haciendo mis cursos que llevaba en el Estado Mayor del Ejército, de ahí comenzó una relación de maestro a alumno y de amigos de ideales muy comunes.

¿Cómo debemos recordar al Coronel Seineldín?

Como un gran patriota, como un hombre que superó su época, yo creo que el único defecto de Seineldín fue haber sido demasiado grande para un mundo tan pequeño, su vuelo fue demasiado alto para nuestras alas de patos, nos fue imposible seguirlo.

Usted que fue instructor de comandos. ¿Qué nos puede decir de Seineldín como comando?

Lo que dicen todos los comandos, hay un gran reconocimiento a su condición de hombre de combate.

¿Qué opina de los alzamientos carapintadas en el marco de la Operación Dignidad?

Lo de Seineldín fue un reclamo de tipo gremial, había un desbarajuste de las Fuerzas Armadas y él tomó posición conforme a las circunstancias de la época, no fue un intento de golpe de estado. Seineldín era un hombre de profundas convicciones democráticas, de hecho, fue el único militar que se opuso al golpe del 76.

¿La condena al Coronel fue injusta?

Fue una condena del imperialismo, no fue una condena que haya dependido del circunstancial gobierno de turno, el imperialismo, el imperio lo quería preso, lo quería lejos de la acción política y lo consiguió de esa forma.