lunes, 5 de octubre de 2009

Peronismo: Jorge Colotto.


Usted fue Sub Jefe de la Policía en la 3° Presidencia del General Perón. ¿Qué nos puede decir de ese período?

En la tercera Presidencia, yo creo que ya Perón estaba un poco avejentado, Eva Perón fue el éxito que él tuvo.
Eva Perón para mí fue una mujer extraordinaria, cuando ocurre el primer levantamiento del General Menéndez, Eva le dijo “fusilalo y se van a terminar los golpes de Estado”, y él dijo “No, es un camarada”, y ella le contestó “tenes que hacerlo, te vas a acordar de mí, vas a fracasar” y después vinieron los bombardeos y el golpe de septiembre de 1955.
Yo creo que Perón, en mi parecer por el tiempo en el que estuve con él, fue un hombre inteligentísimo, nunca conocí un militar de la capacidad de él, pero no un hombre de carácter fuerte era más bien un hombre que apaciguaba las cosas, en cambio, Eva todo lo contrario una mujer frontal si tenía algo que decirle a usted se lo decía.
La elección de Isabel no fue positiva más con el asunto de López Rega. López Rega fue agente mío en la Guardia de Infantería,10 años, era un hombre anodino, un hombre que no decía nada, yo lo tuve en la 3° compañía, pero yo creo, que entre Isabel y López Rega lo sacaron a Juan Esquer.
Juan Esquer era el hombre de confianza de Perón, era un Sub Oficial del Ejército muy bueno, yo lo he conocido, y entre los dos se lo sacaron de al lado, entonces, dominaba López Rega ya con un Perón un poco vencido.
En esa época no era el Perón que yo conocí en el año 51, porque Perón lo conocía a López Rega, porque Villar y yo, lo llevamos en el 51 a la custodia presidencial, no a la verdadera custodia, sino, él estaba en la puerta de Agüero en la Residencia Uzue, donde ahora está la Biblioteca Nacional, y era el que anunciaba a las personas, es decir, él llamaba a la guardia y nosotros nos comunicamos con el secretario o mayordomo, pero yo creo que López Rega le hizo mucho daño a Perón.


¿Cómo analiza la violencia política que se vivía en la 3° Presidencia del General Juan Domingo Perón, incluso, el asesinato de su superior el Comisario Villar?

La violencia política…., Villar que era un estudioso del tema ya lo preveía. En ese sentido Perón jugó a 2 puntas, primero le dio instrucciones a la guerrilla que había que actuar y después en la Plaza de Mayo les dijo que “eran unos imberbes” y los Montoneros abandonaron la Plaza de Mayo.
Una vez yo le dije al General Viola, en confianza, “General haga tribunales militares, fusilelo al que tire una bomba pero no así por libreta”, ese fue el error que tuvo las Fuerzas Armadas, debían haber fusilado como hizo Pinochet y no matar así al montón ya que cayeron mucha gente inocente que no tenía nada que ver con la guerrilla.
Después de ese episodio trágico que no fue para nada favorable para las Fuerzas Armadas, yo creo que se podría haber evitado haciendo tribunales como hicieron algunos dictadores como hizo Franco, como hizo Pinochet, etc.
Cuando murió Perón el Dr. Taiana le llamó la atención a López Rega porque muerto Perón lo sacudió, lo agarraba de las piernas López Rega y lo sacudía y el hombre estaba muerto ya.
Le voy a contar como López Rega llega a Perón, a Isabel Perón. Isabel Perón se instala en el Sindicato de Luz y Fuerza, en la calle Callao, y un día se presenta López Rega y le dijo que estuvo en la custodia de Perón, nunca estuvo en la custodia, él estaba para avisar quién venía.
Lo recibió y él decía que sabía quiromancia y que ella iba a tener una buena situación política y podría llegar a la Presidencia de la Nación, y lo llevó a España, le dijo si queria ir a España.
En España López Rega no tenía un acceso directo con Perón, el que lo tenía era Esquer, él hacía de correo decía lleve esta carta, lleve esta otra, limpiaba el jardín, tenía cosas menores pero poco a poco por la viveza policial fue escalando hasta que lo anuló a Esquer y se quedaron ella y López Rega,

¿Cómo debemos recordar los jóvenes al General Perón a 35 años de su muerte?

Creo que Perón no se puede borrar de la historia, se ocupó mucho de la clase trabajadora y ella (Eva Perón) hizo una gran campaña para la niñez, creó la Ciudad de los Niños, cerca de La Plata, trabajaba y fue una mujer para mí extraordinaria, tendría a lo mejor un defecto como tenemos todos los seres humanos podía ser un poco resentida para el que no estaba con ella, pero yo creo, que la historia no puede olvidarlo a Perón y a Eva Perón porque hicieron obras, pero el poder a veces marea a los hombres, el peligro de un Presidente son los adulones y el entorno, cuando un Presidente lo envuelven los adulones y el entorno eso es lo difícil para un Presidente. Tiene que ser un hombre de carácter, en ese sentido, en los años que estuvo en la Presidencia yo creo que Onganía ha sido un buen Presidente, honesto a carta cabal como lo fue Lonardi, como lo fue Lanusse, como lo fue Levingston, los Presidentes militares muy difícil que entren en una rosca de negociados y como fue, sobre todo, el Dr. Arturo Illia un ejemplo de honestidad en la Presidencia, Guido fue un hombre anodino, no hizo nada, pero el gran error de los militares fue haber echado a Frondizi, Frondizi era un estadista y fue un gravísimo error, después me contaba Frondizi al que me unía una amistad, él vivía en la calle Beruti frente al Hospital Alemán, que muchos militares fueron a verlo para pedirle disculpas.
Le cuento una anécdota que se sabe muy poco, el Coronel Herrera era el jefe de los granaderos a caballo, no era frondicista, y lo fue a ver a Frondizi y le dijo “tengo el regimiento listo, yo no soy frondicista, pero tengo la obligación como Regimiento escolta de defenderlo al Presidente. Usted me da ordenes y salgo con todo el Regimiento de Granaderos a defenderlo ahí en la Plaza de Mayo”.