lunes, 11 de mayo de 2009

Entrevista al Legislador de la Ciudad de Bs As, Oscar Moscariello.


¿Cómo se prepara la ciudadanía para enfrentar el proceso eleccionario del 28 de junio?


Bueno creo que de la mejor manera, este es el momento en que la ciudadanía tiene la herramienta más importante que existe en la democracia que es el voto y creo yo que desde nuestra fuerza, Propuesta Republicana, PRO, estamos haciendo todos los esfuerzos como para cambiar el estado de cosas de la ciudad.

Creo que la gestión está siendo reconocida por la ciudadanía y eso nos pone en una situación de renovada esperanza acerca del futuro de la Ciudad de Buenos Aires, tenemos un grupo de personas que integran nuestras listas encabezadas por nuestra abanderada que es Gabriela Micchetti, que ha generado un amplísimo consenso de parte de la ciudadanía porteña, esperamos que el 28 de junio el ciudadano se pronuncie que nos siga respaldando y dándonos el crédito necesario como para llevar adelante todas las reformas que estamos encarando en la Ciudad de Buenos Aires.


La Lic. Gabriela Micchetti cuando era Vice Jefa de Gobierno y su función era presidir las sesiones en la Legislatura pocas veces presidió las sesiones en el recinto. ¿Cómo se explica que su función legislativa cuando era Vice Jefa no la cumplía y ahora se postula para un cargo legislativo?


Bueno ese es el argumento que esbozó la oposición, en realidad es un argumento falaz porque la Lic. Micchetti cuando se reformó en 2007 la Ley de Ministerios a la Vicejefatura de Gobierno le asignaron funciones ejecutivas, es por eso que en función del cumplimiento de la propia reforma de la Ley de Ministerios que dio la Legislatura al darle funciones ejecutivas, la Lic. Micchetti pasaba la mayor parte de su tiempo cumpliendo esas tareas.

Dos Subsecretarias correspondían a la Vicejefatura de Gobierno, al mismo tiempo el programa Bicentenario, es decir la Lic. Micchetti tuvo responsabilidades ejecutivas hasta el momento que decidió presentar su renuncia para que no sea confundida en este festival de candidaturas testimoniales que están poniendo en un tono gris lo que debe ser la representación ciudadana, ese argumento se cae de lleno cuando las cosas se muestran con la transparencia y la verdad.


¿Cuáles son los desafíos que le quedan al PRO en estos dos años y medio de gestión?


Primero como partido político que tiene muy poco tiempo de vida, el primer desafío es tratar de organizar la estructura a nivel nacional que poco a poco lo está logrando, el segundo desafío es ayudar a esta ciudad que estaba con muchos años de atraso y de desinversión, por supuesto que el desafío es mayor por la crisis que nos golpea que hace que muchas de las propuestas de nuestro programa estén demoradas, precisamente por la escasez de recursos y ¿Por qué no decirlo?, por la imposibilidad por culpa de la inmadurez política del Gobierno Nacional que ha puesto muchísimas trabas para el desenvolvimiento de nuestra gestión, pero creo que en los próximos años muchas de esas metas y objetivos que tenemos planeados vamos a ir concretándolos, de hecho si uno recorre la ciudad va a encontrar la presencia de la gestión del Ing. Macri en cada uno de los rincones de la Ciudad de Buenos Aires.


¿Cómo analiza que en este contexto de crisis de gobernabilidad de América Latina, Bolivia de Evo Morales, Argentina de los Kirchner, Ecuador de Rafael Correa por decir algunos, en países más moderados como el Perú del Dr. Alan García no ocurra esta crisis política como en los países anteriormente mencionados?


En el caso del Perú, Alan García que ya pasó por el Poder Ejecutivo está haciendo una segunda experiencia, y me parece que esta segunda etapa de Alan García ha sido una segunda etapa con una mirada más de estadista que de la mirada de la coyuntura, creo que los países que usted ha mencionado tienen un denominador común, extremar las divisiones en el conjunto de la sociedad, y es lo que está generando tensiones y enfrentamientos que para los países no son nada buenos, un país debe desarrollarse en paz, en la búsqueda de la armonía, en la transparencia de los actos públicos y al mismo tiempo tratar de que todos y cada uno de los habitantes de la nación que se trate puedan desarrollarse en plenitud.

Esas son las diferencias que se pueden marcar en el análisis latinoamericano, yo incluiría al Chile de Bachelet, conjuntamente con los países que se pueden desaroollar armónicamente, incluiría el Uruguay de Tabaré, incluiría el Brasil de Lula, uno ve que en cada uno de esos países se están haciendo esfuerzos y que el respaldo de la ciudadanía lo marca con precisión, cada uno de esos países tienen líderes que están en la búsqueda del progreso de su país, con una visión moderna y armónica y tratando de lo posible de vivir en paz