martes, 26 de mayo de 2009

Entrevista a Luis Bedoya Reyes.


¿Cómo fue la fundación del Partido Popular Cristiano (PPC)?


En realidad fue un acto de disidencia interna porque la revolución de Velasco, que fue una revolución injustificada derrumbando a un gobierno establecido, erosionó mucho en el criterio de alguna gente y esto determinó una desviación de principios que hizo necesaria la formación del Partido Popular Cristiano (PPC).

A dios gracias estamos celebrando ya casi nuestro 50 aniversario y los principios del Socialcristianismo prosiguen rectamente.


¿Qué opina de la facción Unidad Nacional que lidera Lourdes Flores Nano?


Lourdes es una mujer extraordinaria, una gran lideresa, es una mujer que tiene una opción muy cierta en esta oportunidad nueva a pesar de que sea la tercera vez que se postula, es una mujer considerada, es una mujer que está en el ranking normal de la Presidencia de la República y tenemos una gran confianza de que ella pueda encabezar la lista nuevamente, en la tercera, porque en la tercera va la vencida, aspiración por la Presidencia.


¿Qué opina que en un contexto de crisis de Latinoamérica, Argentina de los Kirchner, Bolivia de Evo Morales, en países más moderados como el Perú del Dr. Alan García no ocurran crisis de gobernabilidad como en los países anteriormente mencionados?


Es normal ciertas eruptivas fiebres especiales nos dan a todos los seres humanos a determinada edad y a veces retornan, de manera que en estos pueblos estamos en una segunda versión de una izquierda matizada pero que intenta perennizarse, el estilo nuevo es muy simple llegar por la vía democrática con la oferta que se hace y permanecer en él con las reelecciones que se imponen, de manera que hace mucho tiempo algunos de los países que usted ha mencionado están dentro de ese sistema, Venezuela es la expresión más clara.


Usted que fue Alcalde de Lima. ¿Qué opina de lo que genera en la población peruana Luis Castañeda Lossio?


Castañeda es un Alcalde de primera línea, de gran calidad, es un hombre que nació para gerentar, y gerentar cosas públicas, evidentemente no está todavía probado ni en lindes de dimensión nacional, ni tampoco en una variedad de problemas en un pluralismo de situaciones en donde tendrá que ser probado antes de que se decide si es o no el candidato de determinados sectores.


¿El Perú tiene que volver a la Constitución de 1979?


No necesariamente, puede perfectamente ajustar la Constitución vigente a principios que normó la Constitución del 79.


¿Cómo califica este segundo gobierno del Dr. García?


Un duro pero necesario aprendizaje en lo que son los conceptos básicos de una política económica, el hombre ha cambiado, su partido no.



1 comentario:

JHON BAZAN AGUILAR dijo...

La muerte del Partido Popular Cris¬tiano es particularmente triste, porque no es que se haya extinguido el pensa¬miento socialcristiano y no es que Luis Bedoya Reyes no sea un alto, lúcido y muy embebido exponente de esta ten¬dencia ideológica, sino que la praxis del partido, su irrefrenable afán pactis¬ta, lo ha llevado al suicidio. También porque Luis Bedoya no halló reempla¬zo a su Francisco Igartua Rovira, Don Paco Igartua, dijo una vez lo siguiente: La muerte del Partido Popular Cristiano es particularmente triste, porque no es que se haya extinguido el pensamiento socialcristiano y no es que Luis Bedoya Reyes no sea un alto, lúcido y muy embebido exponente de esta tendencia ideológica, sino que la praxis del partido, su irrefrenable afán pactista, lo ha llevado al suicidio. También porque Luis Bedoya no halló reemplazo a su liderazgo.

Esto lo dijo Don Paco Igartua, el 17/04/1995, cuando Fujimori arraso electoralmente con los todos partidos políticos peruanos.

¿Que han hecho los partidos políticos desde esa fecha para cambiar? Como es posible que Lucho Bedoya diga que la Constitución de 1979, puede ser reemplazada por la del dictador Fujimori.

Hagamos algo memoria, ¿se acuerdan de esa celebre fotografía de Lucho Bedoya abrazando a un victorioso Fernando Belaúnde Terry; posteriormente, otra fotografía celebre donde un servicial Lucho Bedoya le ofrece encenderle un puro al golpista general Juan Velasco Alvarado. ¿Se acuerdan como los pepecistas andaban de pacto en pacto con el APRA, y la Izquierda Unida en la Constituyente del 78? Luego hicieron alianza con Fernando Belaúnde Terry otra vez, en su segundo gobierno. Pero luego abandonaron a Belaúnde y cometieron la locura de presentarse solos en las elecciones del 85, para dar pase a Alan García. Ósea en vez de hacer un solo frente entre los independientes, acción populistas y ellos mismos, jugaron a favor del APRA.

En el nefasto gobierno “del futuro diferente” varios pepecistas se pasaron con Amiel al gobierno aprista -lo de Antero no es nuevo- y finalmente ocurrió este desmadre: en vísperas del autogolpe del 92, Fujimori fue a visitar un local del PPC, y dijo lo siguiente: yo me siento pepecista.

Pero la historia no termino ahí, posteriormente se creo Unidad Nacional, pactos de los pactos.

¿Castañeda?, bueno, así como Alex Kuori, que empezó su carrera política en el PPC, y luego se paso al fujimorismo (fue Presidente de la Beneficencia Publica del Callao -cargo político de confianza tan igual como el de un Prefecto o un gobernador), nuestro actual alcalde Lima, llego a ser Presidente de la IPSS (actual Essalud), cargo político de confianza... ¿del Presidente Fujimori?.... Claro que si!!!!... ¿y que hizo nuestro alcalde, picaronazo cuando Don Francisco Igartua, le exiguo que el IPSS, honre con sus contratos de publicidad, acordados por ley con la agonizante revista Oiga... ¿???????????????

Ante la llamada de Don Paco, el tartamudo -no mudo y con el perdón de los mudos, que los han habido celebres- le dijo através de su secretaria lo siguiente: para que Don Paco lo escuchase del otro lado de la bocina... DIGALE AL SEÑOR IGARTUA, QUE DIGO YO, QUE NO ESTOY...!!!!

Pero como digiera Mario ante el cadáver de Julio Cesar: “pero aun así… todos queríamos a Cesar”… aquí estoy para recordar todo, de lo que testigo mi generación, para que estoy hechos sean recordados por las generaciones venideras.

Finalmente, como lo dice el maestro Unamuno: «la más miserable de todas las miserias, la más repugnante y apestosa argucia de la cobardía es esa de decir que nada se adelanta con denunciar al ladrón y al majadero».