jueves, 21 de enero de 2010

"A 30 años de la muerte de Haya de la Torre" : Jaime Del Castillo.


¿Cómo recuerda a Haya de la Torre a 30 años de su muerte?


Lo recordamos como un personaje que es un orgullo para todos los peruanos, sin necesidad de que seas aprista o no.

Haya de la Torre ya tiene un sitial importante en el podio de los grandes pensadores peruanos y ¿Por qué no decirlo?, de Sudamérica y también de rango universal.

Es un político que en estos momentos nos hace falta por muchas razones pero de todas maneras su pensamiento sigue viviente y por lo tanto siempre es un llamado a la conciencia política sudamericana a fin de concretar altos pensamientos como provino de este trujillano ilustre como fue Haya de la Torre.


¿Las ideas de Víctor Raúl se pueden asemejar a un político a nivel mundial tanto actual como de épocas pasadas?


Claro, claro, Víctor Raúl Haya de la Torre se puede decir que tuvo la capacidad de sintetizar los principios más importantes de la filosofía política y de la praxis política del más alto nivel.

Por ejemplo el tema del Estado Defensa es una idea universal que hasta el Estado de Israel lo viene practicando desde 1948, es un principio universal de que todos los Estados sean un Estado Defensa de su nación, de sus clases y de sus segmentos sociales, esa idea es importante.

Otro tema, por ejemplo, el Congreso Económico y Social, esa es una idea importante que Haya de la Torre la esbozó que ahora nos hace muchísima falta sobre todo porque aquí en Perú y en otras latitudes los Congresos no están a la altura de las circunstancias.

Los Congresos liberales, los Congresos clásicos no están a la altura de las circunstancias, de tal forma que un Congreso Económico Nacional sería importante y fundamental y ese es un planteamiento de Víctor Raúl Haya de la Torre.

El otro tema, por ejemplo, referente a la unidad política y económica de América Latina, que otra cosa es, sino, el MERCOSUR, el UNASUR y la reformación, inclusive, de la OEA y de la ONU, no es sino eso, o sea, la unidad, ya los bloques regionales que Haya de la Torre nos plantea en su momento en los años 30 y que ahora están brindando excelentes resultados, o ¿Por que, no?, el tema del cooperativismo, del vasto cooperativismo tal como lo planteo en su primera y señera obra como es “El antiimperialismo y el APRA”, donde plantea además el cooperativismo como una alternativa frente a la economía liberal inhumana, como todos sabemos, y ahora hace mucha falta este planteamiento de vasto cooperativismo frente a la crisis económica internacional generada por los líderes del neoliberalismo.

Esta y otras ideas me parecen que todavía están jóvenes y rozagantes.


¿Ve algún paralelismo entre Víctor Raúl Haya de la Torre y el General Juan Domingo Perón?


Claro que sí, claro que sí porque ambos tuvieron preocupación por un pueblo mayoritario. Haya de la Torre se preocupó mucho por la clase indígena, él era un hombre de fibra sensible, un provinciano y él a pesar de provenir de una cuna noble, de una clase media que provenía de las mejores épocas, digamos, de una clase media ya empobrecida en su época pero muy sensible.

Ver los cañeros, los empleados de las grandes haciendas azucareras de su natal Trujillo, luego ver al indígena explotado, expoliado, prácticamente lo motivó a hacer política y eso me parece que también Perón en su oportunidad un militar que tuvo una vocación, digamos, de servicio para las grandes mayorías.

Yo creo que ambos, por lo menos, tienen puntos convergentes en sus aspiraciones y lo lograron, fueron líderes importantes, inmortales tanto en Argentina como en el Perú.

Perón sigue vivo a pesar de las alas, los segmentos, de las líneas maestras divergentes o convergentes dentro de lo que él generó como partido político y movimiento, su figura todavía está viva. Es el caso de Haya de la Torre que creo que su pensamiento, su obra y su acción seguirán vivos. Hay ahí un paralelismo.


Usted como abogado. ¿Cómo analiza la Constitución del 79, Constitución firmada por Víctor Raúl Haya de la Torre?


Es una obra maestra de la jurisprudencia, una construcción jurídica constitucional que ahora nos hace falta tremendamente.

Porque el modelo constitucional jurídico generado en la dictadura de Alberto Fujimori hasta el día de hoy no viene dando los resultados esperados para las grandes mayorías tal como estaba previsto en la Constitución del 79 donde Haya de la Torre hasta el último aliento de su vida estuvo preocupado en que se plasme en un documento constitucional mejoras y garantías para que los derechos humanos de primera generación sobretodo los derechos laborales, la protección de las familias, la protección de la infancia, la protección de la juventud, la educación, la ciencia y la tecnología sean previstos en un documento magno como es la Constitución del 79 para que las nuevas generaciones puedan vivir en un mundo mejor de justicia social, de pan con libertad.

Lamentablemente esto ha quedado trunco pero de verdad, de verdad nos hace muchísima falta ahora este documento de 1979 a que haces referencia.


¿Cómo debemos recordar a Víctor Raúl Haya de la Torre, sobretodo, los jóvenes que no tuvimos la posibilidad como ustedes de conocerlo?


Creo que debemos recordarlo como un gran padre, un gran padre que no tuvo hijos biológicos, no se le conoce un matrimonio establecido ni hijos.

Sus hijos fueron los militantes del partido, sus hijos fueron todos los peruanos, sus hijos fueron todos los indoamericanos.

De tal manera que yo creo que recordar a Haya de la Torre es recordar a un padre, a un hombre que quiso una familia mejor, su familia era el Perú, las grandes mayorías del Perú, las grandes mayorías de Indoamérica, de tal manera, que es un padre que pensó, trazó una línea ideológica y política para que vivamos en felicidad dentro de la filosofía política para que obremos en el bien común.

Por eso él decía pan con libertad porque quería que ningún joven, ningún niño se muera de hambre, ninguna familia sufra hambre pero dentro de la libertad.

Ahí giraba toda su estructura ideológica, política como un gran padre que hasta el último día obró en consecuencia, murió pobre, murió sin propiedades inmuebles.

Un hombre que dio ejemplo con su vida, cobrar un sol en la Asamblea Constituyente es un ejemplo que todos los jóvenes debemos siempre conocer y difundir.

El llegó a la Asamblea Constituyente del Perú y cobró un sol, con su vida dio ejemplo, ni siquiera los ternos que usaba eran de su propiedad eran regalos de amigos.

Era un hombre que se entregó absolutamente para el desarrollo de su obra ideológica de aspecto y aliento indoamericano para toda Sudamérica y también para el Perú.

Hay que recordarlo como un ideólogo del bien, un padre que peleo porque en el Perú exista justicia social que los más desvalidos, los más desprotegidos, los más débiles tengan una vida digna, así debemos recordarlo.