viernes, 30 de septiembre de 2011

Entrevista a la Ex Congresista María Sumire





¿Cómo fue su paso por el Congreso de la República?

Es importante decir que hubo demasiado conflicto porque en el Congreso no se comprende lo que es ser Congresista quechua, lo que es ser Congresista de las comunidades, ser realmente representante de las comunidades.
Muchas veces no se conoce la realidad de nuestro país, nuestra realidad es diversa.
En la diversidad cultural se conoce a la cultura quechua, a la cultura aymara y a la cultura amazónica. Piensan que toda es una misma cultura y no es así.
Dentro de nuestro país somos diversos, en el Congreso también venimos de la diversidad.
Creo que es importante conocernos y respetarnos y eso en el Congreso no se respeta.

¿Qué proyectos presentó como Congresista?

Varios proyectos, muchos de ellos tienen que ver con las comunidades campesinas, con los pueblos originarios. Son ellos los que me envían, son ellos los que me mandan para que sea su vocera.
Por eso el primer proyecto de ley que presento es el proyecto de lenguas originarias para que se respeten a las comunidades quechuas, aymaras y amazónicas porque hay una gran mayoría, según el censo, que habla quechua y hay que integrarlos.
En las comunidades las mujeres no hablan nada de español y ellas me pidieron que desde el Congreso haga que se respete su cultura, su lengua. Ese fue mi primer proyecto.

Con el tema de la Ley de Consulta Previa. ¿Qué opina al respecto?

También presenté una propuesta legislativa por el abuso que tienen las empresas petroleras, mineras y gasíficas que afectan las tierras comunales. No se le avisan a las comunidades del uso de sus tierras durante las concesiones.
A las comunidades no se les consulta, no se les dice nada al respecto e incluso con la Policía los sacan de sus tierras, eso no me parece justo.
Es importante que el gobierno haya reconocido el convenio 169 en la década del 90 y eso vale como ley pero nunca se ha hecho la reglamentación. Por eso se ha tenido que presentar una ley de consulta previa.

¿Usted nota que hay poco interés sobre todo en la población de Lima con respecto a las comunidades campesinas?

Yo noto que no hay una política de inclusión, yo noto que no hay una política intercultural, no se reconocen a las comunidades como deben ser, se las reconoce como personas de tercera categoría y ellos son parte de nuestro Perú.
Yo noto que hay dos países, un Perú profundo y un Perú oficial. Ese Perú profundo no está reconicido y no se les respetan sus derechos, está olvidado y ahí tiene que ver mucho la política nacional.

Usted que es conocedora de la política de género. ¿La mujer hoy día está integrada a la vida política e institucional peruana?

Creo que ha ganado espacios pero tenemos que decir que hay mujeres de la ciudad y mujeres de las comunidades. Yo tengo que decir que las mujeres profesionales de las comunidades, las hijas de las comunidades, no tenemos el espacio que tienen las otras mujeres.
Si vemos la composición del país todavía es incipiente la integración de las mujeres.

El Presidente Humala dijo que iba a hacer un gobierno de todas las sangres. ¿Piensa que hace falta el componente quechua hablante en el gobierno nacionalista del Presidente?

Esperemos que pueda convocar a los profesionales quechuas, aymaras y amazónicos.

¿Qué opina de la creación del Ministerio de Inclusión Social?

Hablando con las comunidades ellos se preguntan: ¿No sería mejor un Ministerio de los pueblos originarios?

¿Cómo se puede hacer para incluir a los pueblos originarios en las políticas públicas?

Hay que trabajar desde la interculturalidad, desde la lengua, la cultura y las prácticas comunales. Hay que trabajar en la educación intercultural, la salud intercultural y la justicia intercultural.

¿Por qué usted no aspiró a una reelección en el Congreso?

Cuando vine al Congreso a propuesta de las comunidades dije : No a la reelección, la reelección es corrupción. Entonces, eso tenía que cumplirlo, nosotros respetamos nuestra palabra y por eso no podía ir a la reelección.

¿Pero usted era consciente que si aspiraba a la reelección su pueblo la iba a elegir?

Sí, era consciente que mi pueblo nunca me iba a abandonar, mi pueblo quizo que vaya pero discutimos porque nuestra palabra es algo que vale mucho y no podía faltar a ella.