jueves, 24 de noviembre de 2011

Entrevista a Alberto Vásquez Ríos, Candidato a Decano del CAL.


¿Nos puede decir por qué se quiere comprometer con sus colegas siendo candidato a Decano en el Ilustre Colegio de Abogados de Lima (CAL)?

Soy consciente que la institución adolece de grandes dificultades y quiero ser parte de sus soluciones; no quiero, siendo abogado, permanecer al margen de las grandes decisiones que tienen que tomarse en el colegio; para enderezarlo y fortalecerlo a fin de que recupere su prestigio…

El CAL es una institución que debe velar por la justicia, por el bien común y por el equilibrio de los poderes del Estado. Es necesario mantener el equilibrio... Quiero ser parte protagónica para darle solución a los problemas de mis colegas abogados.

¿Nos puede describir la importancia del cargo de Decano del Colegio de Abogados de Lima?

Ser Decano del Colegio de Abogados de Lima implica una gran responsabilidad, pues se trata de convencer a la sociedad que el abogado es parte protagónica en esta a fin de lograr el bien común y la justicia.

Necesitamos crear bases para la justicia, el decano es el miembro del CAL que debe encarnar los ideales de justicia de todos los abogados para bien de la sociedad.

De ser elegido Decano, usted va a tener la prerrogativa para presentar leyes, ¿cuáles presentaría?

Las necesarias a fin de llenar el vacío que existe en el ejercicio del poder en aras de que acorte la brecha existente entre el poder que da la norma y el pueblo al que se va gobierna.

Por lo demás, considero que el Decano debe ser un hombre que encarne los ideales de justicia del país, y no debe por lo tanto ser un funcionario estéril, debe ser un creador del derecho. Si bien es cierto que la coyuntura irá determinando las exigencias a cubrir.

Probablemente haya segunda vuelta y usted es uno de los favoritos para ingresar en ella, ¿En este caso convocaría a las listas que perdieron?

Sí, claro... todos en alguna forma hemos ofrecido una opción de gobierno, todos en alguna forma hemos sido eficientes aportadores de ideas y planes para el bien de la profesión. Por ende, los convocaría para vencer cualquier situación negativa, pues considero que hay un potencial de servicio en muchos de los candidatos que lideran las listas en competición.

¿Usted va a ser entonces el candidato de la unidad de todos los abogados?

Debería serlo por haber sido representante de 40 generaciones de abogados; eso me da una suerte de valor agregado moral y la legitimidad para promover y solicitar la ansiada unidad de todos los colegas. Un anhelo de siempre.

En esa forma me constituiría en el candidato que no solo sume, sino que construye, pues propondría el trabajo en conjunto de todos los abogados por el bien de nuestra profesión.

Tengo la firme convicción que el Colegio de Abogados de Lima, nuestro CAL, debe ser una institución limpia y trasparente al servicio de la sociedad. Ese es su propósito, eso es lo impulsa mi candidatura, nada más que eso...

Entrevista publicada en: www.generaccion.com