lunes, 12 de diciembre de 2011

Entrevista al Ex Congresista Luis Wilson.

¿Cómo fue su gestión como Congresista de la República en el período 2006-2011?

Ha sido una experiencia satisfactoria, tengo un nivel de producción legislativa que casi dobla el promedio general, además de una actividad de representación intensa acercando a los pueblos del Cusco al gobierno central para que se atiendan muchas de sus necesidades.
Hemos cumplido en el tema de representación sirviendo como un puente entre los pueblos del Cusco y el poder central, logrando importantes resultados de gestión.

¿Qué opina de estos hechos que, lamentablemente, están dañando la imagen del Congreso de la República?

Es penoso porque se ha dicho en el mensaje de campaña electoral que se iba a luchar contra la corrupción, que la honestidad haría la diferencia, quizás por eso ganaron las elecciones y resulta que el adalid de la lucha contra la corrupción ha tenido reuniones buscando favores de apoyo policial para favorecer a una empresa.
Eso es realmente lamentable y esperemos que eso termine, y el gobierno de Ollanta Humala pueda trabajar como a todos los peruanos nos interesa con resultados exitosos por el bien de todos.

¿Por qué muchos medios de comunicación quieren asociar al APRA con la corrupción?

Ese es el San Benito que nos han puesto, quienes hoy son el gobierno actual han contribuido con ello, incluso desde las comisiones de transferencia han hecho varias conferencias de prensa para decir que en cada sector todo lo que había eran hechos de corrupción, lo cual siendo falso se asocia a hechos lamentables que esperamos oportunamente se esclarezcan.
El colofón de todo esto es la creación de una megacomisión en la cual se pretende investigar a Alan García y al gobierno aprista, sin referirse a un tema concreto. La agenda planteada es abierta y noto que va a hacer una búsqueda de todo lo que se les ocurra, buscando estigmatizar al APRA y especialmente a Alan García como corruptos con el objetivo de debilitarnos políticamente. En lo inmediato nos afecta pero después no creo que eso sirva realmente. El Apra siempre ha sabido salir adelante haciendo de cada momento difícil una oportunidad.
Si hay denuncias concretas, si hay indicios de corrupción tienen que ser individualizadas, lógicamente nos interesa mucho que si hubieron hechos de corrupción los delincuentes sean metidos presos.

Usted que es un profesional de la salud, ¿cómo analiza la política de salud de este gobierno?

En total incertidumbre, durante la campaña no escuchamos gran cosa, su máxima propuesta era un hospital en cada provincia, en el discurso de asunción del 28 de Julio no se dijo nada más, a los 100 días de gobierno, en el balance que hizo el Presidente Ollanta Humala dijo que no será un hospital en cada provincia sino en donde sea necesario, lo cual me parece más mesurado, menos demagógico pero no parte de lo más importante en materia de salud pública.
El tema no es la creación de más hospitales sino hay un conjunto de temas pendientes que resolver. Para empezar es bueno recordar que en materia de infraestructura tenemos miles de establecimientos de salud que requieren ser atendidos y fortalecidos. En lo referente a recursos humanos aún no se toman decisiones que garanticen la presencia de profesionales de la salud en los lugares más pobres del país. Esperamos que se avance con celeridad en el proceso de nombramiento de contratados.
Tenemos una Ley marco de Aseguramiento Universal en Salud que vemos que se está implementando con una lentitud tremenda y con poca claridad, no hay un liderazgo político para lleve adelante este proceso de aseguramiento en salud.
El objetivo de esa ley es que el 100% de los peruanos cuenten con la cobertura de los servicios de salud, ese proyecto piloto se implementó en Huancavelica, Apurimac y Ayacucho, luego se inicio en Lima y en el Callao pero ya no se habla mucho del tema, no se avanza, no vemos que haya interés ni siquiera en mencionar la ley.

Usted que es del interior del país, ¿cómo se puede hacer para incluir a las comunidades campesinas en las políticas de gobierno?

Es importante la consulta previa, ya que así se las va a incluir políticamente y van a poder expresar su opinión para dar a conocer sus puntos de vista.
También son importantes los programas sociales que orientados adecuadamente aliviarán a las familias que hoy están excluidas de los beneficios del crecimiento y desarrollo económico del país, vemos que estos programas se estarían fortaleciendo. Cuando en el gobierno de Alan García se quería incrementar más el gasto social, la derecha y el humalismo hablaban de “la farra fiscal aprista”, antes se decía farra fiscal aprista ahora se llama inclusión social. No importa como se llame, lo importante es que se mejore la calidad de vida de la gente. Para una verdadera inclusión se debe mejorar la infraestructura, las carreteras que lleguen al interior del país, a los lugares más distantes y en mejores condiciones, que la energía eléctrica llegue a todos los rincones, esa es la verdadera inclusión social, que la educación llegue a todos los rincones del país con buenos profesores, que la salud llegue a todos los pobladores eso es inclusión social no solo los programas sociales que son como darle un calmante a un enfermo sin curarle la enfermedad de fondo.
La inclusión social verdadera es aquella que incorpora a los peruanos al ejercicio pleno de su ciudadanía, al círculo virtuoso de la economía y que los ponga en igualdad de oportunidades con el resto de peruanos.
La inclusión social es un aspecto sumamente amplio y tiene que ver mucho con las obras que puede realizar un gobierno para beneficio de las mayorías que han estado olvidadas. Eso se hizo en el gobierno anterior y los resultados que algunos ignoran o pretenden hacerlo son muy positivos.

¿Las provincias están bien representadas en el Congreso de la República o se necesita volver al Senado para que haya una equidad entre la costa, sierra y selva?

Debería y tiene que haber un Senado. Desde mi punto de vista los Congresistas actuales tienen, digamos, una doble función por un lado representan a sus pueblos, hacen una función política, alzan la voz y luchan junto a su pueblo por las particularidades regionales o provinciales pero a la vez cumplen una representación nacional representan al estado democrático y unitario.
Se haría bien en dividir esas funciones, que los Diputados vengan a Lima en representación de su pueblo, que sean sus voceros y que pidan todo lo que su pueblo necesita y que los Senadores tengan una visión mucho más reflexiva y a la vez con un criterio más amplio, que piensen en el país como una unidad sin detenerse en particularidades y localismos.

¿Cómo es la situación política y social en el Cusco?

Se ha venido esperando con mucha expectativa las acciones del gobierno, creo que un sector de la población especialmente los sectores radicales que han acompañado a Humala deben estar desilusionados, porque hoy caen en cuenta que no es posible materializar propuestas, como por ejemplo que el balón de gas costaría 12 soles, que era lo que se le había ofrecido al pueblo del Cusco, es más en la Provincia de La Conveción - Quillabamba se hizo un paro de más de 10 días para que el gas baje de precio y para que no se exporte ni una sola gota más del gas. Ollanta y el Partido Nacionalista fomentaron y apoyaron dicha medida de fuerza.
Hoy ya con guitarra y con cajón Humala señala que hay compromisos que cumplir y debemos ser responsables con ellos, aunque no nos gusten, más aún si su socio Toledo es el que ha firmado esos contratos.
Creo que esto hace que muchos sectores radicales empiecen a ver con desconfianza al Presidente Humala.
Hay problemas pendientes que todavía no se resuelven como por ejemplo la construcción del Hospital Lorena del Cusco. Nosotros logramos la transferencia de ese hospital, que era propiedad de la beneficencia pública, al gobierno regional.
Veo con preocupación la situación en el Cusco porque si bien hoy en día no se ve una situaciones activas de conflicto político social, podrían darse si continúan los desaciertos del partido nacionalista en el gobierno ya que tienen no solamente responsabilidad nacional sino a nivel de la región.

Entrevista publicada en Generacción