martes, 20 de diciembre de 2011

Entrevista al Ex Congresista Rafael Yamashiro.

¿Cómo recuerda su experiencia como Congresista de la República en el período 2006-2011?

En primer lugar con mucha gratitud, aunque también con un sentimiento de frustración porque muchas cosas que quisimos impulsar no se pudieron concretar.
Pero con mucha satisfacción porque, a pesar de las dificultades, pudimos resolver problemas hasta el último momento, como el que concierne el problema económico que afectaba a los pequeños contribuyentes nacionales que sentían desequilibrios de la relación que tenían con la SUNAT.
Creo que pudimos aportar con todos esos cambios que se necesitaban en materia legislativa.

¿Piensa que este Congreso va a superar la mala imagen del Congreso anterior?

Todo lo contrario, la percepción que hoy en día existe en la ciudadanía es que este Congreso ha sido susceptible de escándalos de manera prematura; básicamente el problema se ha destapado por el tipo de candidatos y porque las personas no han sido seriamente evaluadas antes de ser presentadas en las diferentes listas.
De allí han venido los problemas que conocemos, situaciones que reflejan la informalidad con la que se maneja la política en el país.

Ahora que está viendo el Parlamento desde fuera, ¿qué sugerencias daría para revertir esta mala imagen desde dentro del Congreso?

Continuaría con las visitas de representación, es decir, acercarse más a todas las regiones pero no bajo el formato de sesiones descentralizadas sino bajo el esquema de audiencias descentralizadas de las diferentes comisiones del Congreso, y también haría un esfuerzo para fortalecer el rol de los partidos políticos en el interior del Parlamento para que los partidos puedan finalmente ser educadores de la acción política que tiene el parlamento para el bienestar nacional.
Hoy en día, la población se entera más de los escándalos y poco de lo que el Parlamento produce para el país.

¿Qué piensa que el peruano opina de los Congresistas y del Congreso de la República?

El peruano común y corriente responsabiliza de los problemas a los Congresistas a pesar de que los Congresistas no tienen capacidad ejecutiva para poder solucionar muchos de esos problemas, ya que la representación es para legislar y fiscalizar pero no para poder ejecutar, los que ejecutan son las autoridades como son los Alcaldes o Ministros.
Lamentablemente esta frustración es personalizada en la figura del congresista, como la persona que no hace nada.

En el Parlamento que usted integró había gente de la talla intelectual de Javier Valle Riestra y de Martha Hildebrandt, ¿este Congreso tiene gente que se destaque política o intelectualmente?

Creo yo que Javier Bedoya, Lourdes Alcorta, Alberto Beingolea, Marisol Pérez Tello y Juan Carlos Eguren son personas que por el lado técnico y político tienen mucho que aportar, pero de nivel intelectual en los otros partidos no me vienen a la mente.
Antes teníamos por ejemplo en el fujimorismo a Rolando Souza, Martha Hildebrandt; en el aprismo creo que Mauricio Mulder y Javier Velásquez Quesquén son figuras que a través del debate y de las ponencias pueden ilustrar lo que el país necesita y lo que se tiene que analizar en cada procedimiento legislativo.
En Gana Perú creo que Javier Diez Canseco es una persona que aporta muchísimo y su nivel intelectual es digno de admirar, uno puede discrepar con sus ideas, pero hay que reconocer que tiene ideas firmes, claras y bien puestas.

¿Fue una gran pérdida para el PPC que no haya aspirado para la reelección Raúl Castro Stagnaro?

Creo que el PPC pierde un espacio importante en el parlamento debido al gran aporte intelectual de Raúl Castro, pero estamos seguro que los políticos no solo pensamos en un período parlamentario sino en estar al servicio de la Nación y aportar en lo más que se pueda para solucionar los males que tiene el país como son la pobreza, la inseguridad, la falta de trabajo, entre otros.

¿Piensa que los medios de prensa están atacando a los partidos políticos al asociar al APRA con la corrupción y al PPC como partido minoritario?

Creo que los casos aislados no deben proyectarse a las instituciones, los casos aislados de corrupción deben ser severamente sancionados, no debe quedar un acto de corrupción impune porque esa es la peor señal que se le puede dar al país.
Pero proyectar ese caso aislado o particular a toda una institución le hace un terrible daño a la democracia y a la institucionalidad.

¿El desafío pendiente que tiene el Congreso es hacia los 3 millones de peruanos que viven en el exterior?, ¿cómo se puede hacer para dar políticas destinadas a los inmigrantes peruanos que representan un 10% de la población?

En primer lugar darle participación en el Parlamento. En segundo lugar hay que ver como nosotros podríamos en cierta forma darle el mismo tratamiento que tiene un ciudadano que vive en el país, que tengan los mismos derechos.

¿Por qué el Parlamento no se ocupa de esas personas?

Creo que la ausencia de demanda hace que no haya representantes de esas demandas, pero si las demandas están representadas y se conocen bien los problemas va a ser más fácil que eso sea puesto en la agenda.

¿Piensa que va a mejorar la imagen de este Parlamento?

Yo espero que para bien de la democracia sí.

ENTREVISTA PUBLICADA EN GENERACCION.